Introducción

Los macrólidos son un grupo de antibióticos muy relacionadas entre sí que se caracterizan por tener un anillo macrocíclico de lactona con 14 a 16 miembros, cuyo prototipo, y el macrólido más utilizado, es la eritromicina. La claritromicina y la azitromicina son derivados sintéticos de la eritromicina.


Mecanismo de Acción

Los macrólidos inhiben la síntesis proteica mediante la unión a la subunidad ribosomal 50s, inhibiendo la translocación del aminoacil ARNt. Tiene también efectos sobre el nivel de la peptiditransferasa. Sus acciones pueden provocar un efecto bacteriostatico o bactericida, según la especie bacteriana atacada, la concentración del antibiótico alcanzada en el sitio de infección o la fase de crecimiento en que se encuentran las bacterias durante el ataque del antibiótico.

Los macrólidos ejercen su efecto sólo en los microorganismos que se encuentran en proceso de replicación. Los macrólidos penetran más fácilmente en las bacterias gram positivas, la claritromicina es el único que posee actividad sobre bacterias gram negativas, pero es muy escasa.




Propiedades físicas y químicas

Los macrolidos puros son incoloros y, por lo general, cristalinos. Son estables en disoluciones neutras, pero en medio acido se hidrolizan por los enlaces glicosidicos y en medio básico se saponifican los enlaces de lactona. Entre otras propiedades químicas presentan: poca solubilidad en agua, tienen aspecto cristalino blanco, son bases débiles que se inactivan en medio ácido, de ahí que se presenten en forma de sales o esteres que son más resistentes a los ácidos.

Relación Estructura-Actividad

La cantidad de carbonos (C) presentes en el anillo lactónico, permite identificar tres subgrupos de macrólidos:

Miembros de 14 C:

Representados clásicamente por eritromicina comprenden también a la oleandomicina y la troleandomicina. La actividad sobre gérmenes gram positivos y particularmente micoplasmas, estimuló el desarrollo de compuestos semisintéticos por la sustitución en los carbonos 6, 8 y 9 del anillo lactónico de las cuales son relevantes en la actualidad: claritromicina, roxitromicina (ambas de 14 C) y azitromicina (15 C), que conservan las condiciones generales de la eritromicina, con menores efectos indeseables y con significativas diferencias en los parámetros farmacocinéticos: concentración máxima, tiempo máximo, vida media biológica, penetración intracelular y biodisponibilidad.

Miembros de 15 C:Denominados macrólidos azalidas, el subgrupo esta representado sólo por azitromicina En éste, la modificación sustancial consiste en la incorporación de un átomo de nitrógeno en el C 9 del anillo lactónico y el retiro de un grupo cetónico en posición 9.

Miembros de 16 C:

Poseen dos azúcares, una neutral y otra aminada . El subgrupo comprende a la josamicina, midecamicina, miocamicina, rokitamicina


Actividad Fisiologica

Ejercen su actividad antimicrobiana al obstaculizar la síntesis de proteínas en la bacteria a nivel ribosómico, se fijan a la unidad 50 S del mismo, e impiden la reacción de translocación en la cual la cadena de péptido en crecimiento se desplaza del sitio aceptor al donador. Su efecto bactericida o bacteriostático depende de su concentración, del microorganismo, del inóculo, su sensibilidad, y de la fase de proliferación en que se encuentren.

Efectos adversos y contraindicaciones

Los efectos más temidos son las de hepatotoxicidad, pero en realidad son poco frecuentes, comienzan con náuseas, vómitos y dolores abdominales y posteriormente ictericia con alteración de las pruebas que exploran la función hepática. Se produce una hepatitis colestática caracterizada histológicamente por estasis biliar, infiltración periportal y necrosis hepática. De forma general todas las manifestaciones desaparecen después de suprimir el fármaco. Gastrointestinales: Náuseas, vómitos, diarreas, molestias epigástricas, colitis membranosa hepatotoxicidad, ototoxicidad, interacciones medicamentosas, flebitis, superinfección Alergias: fiebre, exantema, eosinofilia, dolor articular.

Toxicidad

Los antibióticos macrólidos son considerados seguros para su uso clínico, aunque pueden presentar ocasionalmente algunas reacciones adversas. Se han documentado efectos adversos de varios macrólidos sobre el sistema cardiovascular, pero con dosis muy superiores a las terapéuticas y en sujetos con compromiso cardíaco o con función renal alterada.

Usos terapéuticos

Está indicada en el tratamiento de las infecciones causadas por microorganismos sensibles como:
1. Infecciones del tracto respiratorio superior, como faringitis, amigdalitis y sinusitis.
2. Infecciones del tracto respiratorio inferior, como bronquitis aguda, reagudización de bronquitis crónica y neumonías bacterianas.
Infecciones de la piel y tejidos blandos, tales como, foliculitis, celulitis y erisipela.
3. Infecciones producidas por micobacterias localizadas o diseminadas debidas a Mycobacterium avium o M. intracellulare. Infecciones localizadas debidas a M.chelonae, M. fortuitum y M. kansasii.
4. Prevención de las infecciones diseminadas por M. avium complex (MAC) en pacientes infectados por VIH de alto riesgo
5. Erradicación de Helicobacter pylori en pacientes con úlcera gástrica y duodenal.


Publicado por: Carlos Iguardia

Anuncios

Ninguna respuesta to “Introducción”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: